MEMORIA EMOTIVA

MEMORIA EMOTIVA

El recuerdo de Lino Paez, protagonista de una pelea histórica con Simón Díaz

19 de marzo de 2023

Por Juan José Zurro - Especial para EL TIEMPO

La carrera de Lino Páez merecía cada vez más figuras de renombre, rivales más duros. Fue así que llegó a Azul el campeón platense Martínez Rhogert. El festival fue en el Teatro Español, y el trámite de la pelea fue corto, ya que Páez noqueó al platense en el tercer round de un combate pactado a ocho.

Lo importante también de aquella noche fue que nuevamente los aficionados azuleños seguían enfrentándose entre sí: Lucas Zárate versus Pedro Vázquez, "Kid" Terris frente a Alejandro Cedrún, Laspasta contra Solano y Casares frente a Sobrino. Sin embargo, la figura estelar, aparte de Páez, fue Alberto Corso, conocido como "Pancho Villa", quien demostró ante una gran cantidad de público todo lo que venía haciendo en sus exhibiciones: un boxeo agresivo y llamativo que causó impresión en los espectadores, y por el que logró una victoria importante frente a Luis Páez. Corso fue un gran animador en muchos festivales de aquellos años.

Mientras tanto, Lino Páez y Simón Díaz comenzaban a "disputarse" rivales. En septiembre, Díaz iba a enfrentarse al campeón bahiense Anselmo Benjamín Casares, pero finalmente la pelea se cayó. Quien quería pelear con Casares era Páez, y de esa manera surgió ya no una rivalidad entre ambos por ser el mejor de su categoría, sino por ser el mejor de la ciudad.

Así las cosas, Páez seguía acumulando victorias, y Simón Díaz continuaba a la espera de poder mostrarse. Páez viajó a Sierras Bayas, donde un aficionado local llamado Nicolás Coppola lo había desafiado a pelear. Fue una victoria sin atenuantes de Páez en el salón del Foot Ball Club de Sierras Bayas.

Otra victoria importante de Páez fue ante 500 personas en el Teatro Español, frente al campeón de Bahía Blanca Francisco Villar. Fue una noche fantástica para el boxeo azuleño, ya que se destacaron créditos locales, pero la foto de la noche se la llevó Páez, quien, con un boxeo de alta escuela, derrotó a Villar, lo que causó la euforia de los espectadores en esos ochos rounds.

A pesar de estar compitiendo entre ellos por ser el mejor, Páez y Díaz decidieron entrenarse juntos en el Firpo Boxing. Esto significó que aquel lugar se convirtiera en el reducto número uno de la ciudad para aquellos aficionados que aprendieron con el solo hecho de mirarlos entrenar.

El entrenarse juntos alimentó cada vez más la rivalidad entre ambos, y ya era comentario en toda la ciudad una imaginaria pelea con ellos como protagonistas. Esto finalmente ocurrió con algunas ventajas para ambos: Páez era más liviano, pero con más actividad, Díaz era más pesado, pero no tan activo.

Hubo tiempo para que Lino Páez se presentara en el Teatro Español ante más de mil personas y derrotara al crédito de 25 de Mayo Germán Abadía. Era tal el ímpetu y la confianza de Páez que no esquivó a Abadía, pese a saber que se le venía la pelea más importante entre dos púgiles azuleños, en lo que sería su combate con Simón Díaz.

El combate entre ambos fue el tema principal en la ciudad en los días previos al festival. Lino Páez arriesgaba todo su prestigio dando ventajas en el peso, ya que era mucho más liviano que Simón Díaz. Y este solo quería lograr ser el mejor púgil de la ciudad. El convite fue en el Teatro Español.

El grandioso festival fue un éxito de convocatoria, y además hubo muchos combates. A las 22 se inició el programa con una exhibición entre Nicolás Fortunato y su discípulo, Almendor Schmidt. Luego subió al ring Giordano Denipoti, boxeador italiano, quien realizó una violenta exhibición con el aficionado Vázquez, dando gala de un muy elegante estilo pugilístico.

Más tarde, Casares derrotó a Barroso, y Corso venció a Rodríguez. En la pelea de semifondo, dirigida por Denipoti, Cedrún le ganó a Wadie Hesayne en lo que fue el combate, hasta ese momento, más aplaudido de la noche.

Páez pesó 58,100 kg, y Díaz, 63,300 kg. Subieron al ring junto al referí, de nuevo Denipoti. La pelea fue pactada a ocho rounds de dos minutos de duración por uno de descanso. Denipoti, antes de comenzar, desafió a quien fuera el ganador, por lo que quedó pactada una próxima presentación del italiano en tierras azuleñas. Díaz, siempre tomando la ofensiva, y Páez, dedicado a esquivarlo y a golpearlo certeramente de contragolpe. En los últimos rounds y ya con la pelea a su favor, Páez pasó a la ofensiva y en cada ataque el público lo aclamaba.

Ganó Páez tras ocho espectaculares rounds, mostrando escuela, inteligencia y poder de manos. Sus fanáticos lo llevaron en andas desde el local del Teatro Español hasta el Café Nipones, donde recibió infinidad de felicitaciones.

Con su gran victoria, Páez se convertía en el mejor boxeador de la ciudad. Pudo demostrar un boxeo completo ante Díaz, con un juego de piernas rápido y ágil para pelear a la distancia, pero también certero al momento de acercarse y descargar metralla. El público aficionado entendió no solo los kilates de Páez boxeador, sino también su valentía de afrontar este desafío: subió al ring con 5 kilos menos que su rival, dando una ventaja de peso de dos categorías.

Cansado, el morocho Páez contaba a la fanaticada que pronto emprendería viaje hacia la ciudad bonaerense de San Nicolás, donde se alistaría en el Ejército Argentino. La experiencia de Páez en dicha fuerza duró un año y medio, allí prestó servicio como carnicero y como profesor de boxeo. Causó la admiración de sus compañeros y de las autoridades, quienes más de una vez le organizaban peleas.

El andar de Simón Díaz tras la derrota contra Páez sumó otra derrota. Fue contra el campeón italiano Denipoti, quien se hallaba en Azul por esos meses y que había sido el referí en su pelea con Páez. El desarrollo de la pelea, pactada a ocho rounds, fue pareja hasta el quinto, cuando un golpe del italiano cerró por completo el ojo izquierdo de Simón Díaz, impidiéndole ver los últimos tres rounds. Ahí realizó la diferencia de puntos Denipoti, quien, levantando los brazos tras el fallo, agradeció con gestos al público el cariño recibido en aquellos días en Azul. Aquella noche del 24 de noviembre hubo poca convocatoria de público para el festival, y se lucieron en las preliminares José Villarreal, Casares y Luis Páez, quien derrotó a Corso.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil
Codigo Perfil

EFEMÉRIDES

11/04/2024

EFEMÉRIDES

EFEMÉRIDES

Pasó en Azul un 11 de Abril

Codigo Perfil

Locales

10/04/2024

Locales

Locales

Cannabis Medicinal: comenzará a funcionar un consultorio especializado

En el recinto del Concejo Deliberante se realizó una reunión de trabajo de la Mesa Intersectorial de Cannabis Medicinal, que fuera reglamentada por Resolución N° 4.641.

Codigo Perfil
Codigo Perfil

Cross Country Olímpico

10/04/2024

Cross Country Olímpico

Cross Country Olímpico. Cuatro azuleños corrieron en Necochea

Codigo Perfil

Política

10/04/2024

Política

Política

Elisa Carrió: "Es el peor ataque a la clase media de la historia"

Codigo Perfil

COMPITIERON EN OLAVARRÍA

10/04/2024

COMPITIERON EN OLAVARRÍA

COMPITIERON EN OLAVARRÍA . Atletas azuleños se destacaron en el duatlón "Cuatro Estaciones"

Codigo Perfil

Ciclismo

10/04/2024

Ciclismo

Ciclismo

El domingo habrá carreras en Azul

La actividad, con la organización del Club Ciclista Azuleño, se estará desarrollando, desde las 10:30 en el óvalo municipal.

Codigo Perfil