CARTA DE LECTORES

CARTA DE LECTORES

"Los dueños te dicen no muerde, a mí no me hace nada, pero al desconocido lo ataca"

Esto sucedió el domingo pasado en la Loma de nuestro Parque: Salí a trotar cómo lo hago habitualmente y en un momento siento que quiere atacarme un perro por detrás, paro y giro haciendo ademanes y gritando, no dándose por enterado y así me tuvo acorralado casi un minuto, que fue eterno para mí, lo único que veía era una gran boca llena de dientes.

5 de febrero de 2021

Un bóxer con cruza de Rodwailler, dogo y pitbull. Lo estoy contando porque finalmente los dueños que se encontraban al costado del Basamento del Pino de San Lorenzo (lo conozco bien pues hice los planos cuando estaba en Planeamiento con el Arq. Hernández Vicenty) dato aparte. Se dignaron a llamarlo y así se alejó el animal; a pesar que recién empezaba mi práctica, tuve que abandonar el lugar. Por suerte no sufrí ninguna lesión, pero reflexionando en casa una vez que logré bajar el corazón de la boca, me sentí mal no por el ataque de ese perro que podría haber sido fatal, sino por el ser humano. Leí hace un tiempo, que mucha gente tiene ese tipo de animales y se auto mide el grado de violencia. Cuando me retiro aún asustado del lugar, les digo que por no tener cadena ni bozal, semejante animal, iban a salir en los medios. Ellos, chicas y chicos jóvenes se sonrieron en forma amenazante y como queriendo enviarme al perro. Esto que sucede a menudo, lo vemos en los medios nacionales y aquí pasa seguido y muchos no se animan a hablar. Yo no busco represalia ni venganza, simplemente que maduren y entren en conciencia. Ellos se ríen de esto, del virus y de todo. Conozco gente que lloraron seres queridos e hijos pequeños, víctimas de esos ataques. Yo amo a los animales y hay perros mansos y cariñosos, pero estas bestias encubiertas no sabes en qué momento se les despierta el instinto asesino. Los dueños te dicen-no muerde, a mí no me hace nada, pero al desconocido lo ataca. Lo que viví a la tardecita tipo 20:30 horas de éste último domingo en el parque no se lo deseo a nadie. Leí que sus mandíbulas tienen 400 kilográmetros de fuerza y pueden arrancarte un brazo, una pierna o triturarte el cuello en una sola mordida prácticamente. Terrible, y los dejan sueltos y sin bozal. Si este relato real sirve para que mucha gente que pasea por ese lugar público esté protegida de alguna manera y que si bien no está mal que alguno saque a su perro, pero con su debido bozal y cadena. Muchas gracias.

DNI: 14.591.085


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Sociedad

16/10/2021

Sociedad

Sociedad

XV Festival Cervantino: Inauguración de un mural realizado por alumnos del Instituto San Francisco

Locales

16/10/2021

Locales

Locales

Analizaron el programa de desarrollo urbano

Esta semana se llevó a cabo, en el recinto del Concejo Deliberante, una reunión conjunta de las Comisiones de Obras Públicas, Vialidad y Transporte y de Interpretación, Legislación y Seguridad Pública.

ECONOMÍA

15/10/2021

ECONOMÍA

ECONOMÍA. La inflación de septiembre fue del 3,5% y cortó la racha de desaceleración

ACCESO A LA VIVIENDA PROPIA

Codigo Perfil
Codigo Perfil