NOVEDADES DE LA ASAHO

NOVEDADES DE LA ASAHO

Posicionamiento internacional de hortalizas argentinas: expansión del mercado de arveja

Se trata de un cultivo hortícola interesante, con posibilidades de rotación con otras producciones extensivas, que puede ser destinado a la elaboración de distintos productos agroindustriales, como complemento de la producción en fresco.

4 de junio de 2020

Por Ana María Castagnino (UNCPBA - UCA) y Javier Marina (UNCPBA). (*)

La cadena agroalimentaria arveja está intensificando su posicionamiento en el mercado internacional, a través de la diversificación y expansión de los mercados de destino, sumando mercados asiáticos. Se trata de un cultivo hortícola interesante, con posibilidades de rotación con otras producciones extensivas, que puede ser destinado a la elaboración de distintos productos agroindustriales, como complemento de la producción en fresco. Es un alimento muy importante por su aporte en vitaminas, minerales, fibra, etc. y por su efecto beneficioso para la salud, que debería cobrar mayor importancia en la alimentación de la población. Desde ASAHO, estamos enfocados en impulsar la diversificación de las producciones hortícolas, frutícolas, florícolas y aromáticas medicinales; y también en contribuir a la optimización de la alimentación de la población, mediante la incorporación de diversidad de hortalizas como arveja, y legumbres en general, a la dieta de los argentinos.

La diversificación productiva, la expansión de mercados y la optimización del consumo de hortalizas son desafíos permanentes para nuestro país, a los que se suma una mayor seguridad y calidad alimentaria a través de la aplicación de Buenas Prácticas Agrícolas que hagan posible el posicionamiento de diversidad de hortalizas, como en este caso arveja, en los distintos mercados.

Nuevas hortalizas se suman a la exportación de legumbres

Argentina, en legumbres, tradicionalmente se destaca por la producción y exportación de poroto (alubia negros y bicolor) y está diversificando la oferta y expandiendo los mercados de destino. Recientemente, por ejemplo, se exportaron 24 toneladas de arvejas verdes al mercado de China (según Prieto, G. 2020), lo cual contribuirá a generar nuevos ingresos para el sector.

Las exportaciones de legumbres en 2018 fueron de 511,875 toneladas, correspondientes al 75% de la producción nacional, con un valor Fob por dichas exportaciones superior a los 400 millones de dólares, según la Bolsa de Comercio de Rosario (2020). En poroto, Argentina exportó 315,888 toneladas a cerca de 40 países de destino.

En el caso de las exportaciones de arveja de dicho año, fueron de 48,000 toneladas siendo los principales destinos Brasil, Senegal, Myanmar, Rusia e Italia; a los que se sumó China, en 2019, con 50.000 toneladas de exportación. Este último mercado tiene grandes posibilidades de crecer en el tiempo, por su dimensión y por tratarse del principal país productor y consumidor de esta hortaliza.

La ampliación de los mercados de destino resulta alentador para las posibilidades futuras de exportación de esta hortaliza, que por sus particularidades tiene un gran potencial.

Producción nacional de legumbres y múltiples destinos

En la campaña 2017/2018 Argentina produjo 686,488 toneladas y la superficie productiva fue de 640,343 hectáreas cosechadas, destacándose la producción de poroto, al que correspondió el 60% de la producción, seguida de garbanzo y arvejas, con un 20 y 15 % respectivamente de la producción nacional (BCR, 2019).

Calidad y trazabilidad, una prioridad

Aquellos emprendedores que participan de la producción de arvejas y de legumbres en general, con destino a mercados externos, deben considerar como una prioridad la trazabilidad de sus productos y del cumplimiento de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) que garanticen la inocuidad y calidad de sus productos exportados. Los mercados internacionales de destino, por ejemplo, tienen estrictas exigencias respecto del cumplimiento del tiempo de carencia de los productos fitosanitarios utilizado durante el proceso productivo para el control de plagas y enfermedades y de malezas presentes en los lotes.

Requerimientos para la exportación

Un aspecto importante para la optimización de la exportación de esta hortaliza está representado por la necesidad de ajustar variedades de los requerimientos de los mercados externos; aspecto que en gestión se denomina en gestión "Homebase".

Tradicionalmente las arvejas verdes producidas en Argentina son más valoradas, pero los mercados que están demandando esta hortaliza para múltiples destinos (alimentación humana y animal) y demandan también la comercialización de variedades amarillas que, si bien su valor es inferior a las verdes, admite múltiples destinos. Por tal motivo se están llevando a cabo ensayos de evaluación de variedades en diferentes instituciones. Será un desafío ajustar la oferta a la demanda de cada mercado en particular.

ALTERNATIVA PRODUCTIVA: Este cultivo en Argentina se lleva a cabo en el período inverno - primaveral, compitiendo con otros países oferentes como Canadá.

Desafíos para la optimización de la cadena arveja

Uno de los principales aspectos a optimizar para el éxito de esta cadena en los mercados internos y externos es el mejoramiento genético y el cultivo de variedades certificadas de alta calidad, y ofrecer una materia prima adecuada a los requisitos de mercado internos y externos.

Requerimientos para el cultivo

El cultivo de arveja es de bajos requerimientos térmicos en la etapa vegetativa, por lo que se inicia tradicionalmente en invierno y finaliza en primavera, dado que en la etapa reproductiva tiene mayores requerimientos de temperatura. La cosecha se lleva a cabo desde fines de noviembre hasta principios de diciembre. En cuanto al requerimiento de suelos, los mismos deben ser aptos para el cultivo, estar bien drenados. Si bien en Argentina se han hecho experiencias en producción de esta especie en distintos puntos del país, la región que ha demostrado mayor aptitud es la región hortícola siete, que comprende las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

Principales adversidades

Entre los aspectos a ser tenidos en cuenta para que no afecten las producciones se destacan la necesidad de un adecuado manejo de malezas. Por las características de esta especie es imprescindible que los dos primeros meses de cultivo esto se mantengan limpios ya que se ha demostrado que por cada día de competencia el rendimiento puede llegar a reducirse más de 15 kilos por hectárea, teniendo un impacto en la producción total del del 40%. Por tal motivo es imprescindible el empleo de herbicidas pre-emergentes.

ROTACIONES: El cultivo de arveja representa una alternativa interesante de producción en rotación con cultivos extensivos, permitiendo lograr dos producciones al año, por ejemplo, arveja y maíz o bien arveja y soja.

Según información del Ministerio de la producción, los cultivos a continuación de arveja como por ejemplo soja de segunda han demostrado lograr entre 0,5 a 1 tonelada adicionales, cuando la arveja es el cultivo predecesor.

Las legumbres tienen un prolongado tiempo de conservación, con lo cual pueden almacenarse por largos períodos de tiempo sin perder su valor nutricional, almacenándolas lugares secos y frescos. Tienen el doble de proteínas que el trigo y el triple que el arroz.

AGROINDUSTRIA: Esta cadena agroalimentaria puede dar lugar a diferentes subproductos como alternativas de valor agregado. Tal es el caso de la elaboración de productos transformados de segunda gama como arvejas enlatadas y deshidratadas, surgelados o congelados de tercera gama, harinas, para extracción de almidones y proteínas para la industria de la alimentación; a los que se suman otros destinos como forraje para la alimentación de ganado bovino, porcino y para aves.

CONSUMO INTERNO: La población argentina consume en promedio 160 g/persona/año de arveja, según Prieto, G. (2020), y el consumo general argentino de legumbres, inferior a 1 kilo/persona/año, muy inferior al promedio del consumo promedio mundial.

Ventajas adicionales de la producción de arveja y de legumbres en general

Este cultivo por tratarse de una leguminosa fija nitrógeno al suelo, lo cual representa una ventaja adicional para los emprendedores por el balance positivo para el suelo. No solo es valorada por su aporte de nitrógeno al suelo sino también por su alta eficiencia en el uso del agua, dado que se trata de una especie rústica, con bajos requerimientos hídricos.

El consumo de agua necesario para la producción de arvejas (huella hídrica) es muy inferior a otras producciones agropecuarias.

Una hortaliza que se suma a otras leguminosas de importancia nacional

Se están llevando a cabo ensayos en distintos lugares del país en el marco de la Red Nacional de Evaluación de cultivares de arveja, como por ejemplo en la Chacra Experimental de Inta Barrow que demuestran gran adaptabilidad de las variedades amarillas a las condiciones del suelo y clima de la región pampeana y con un potencial de rendimiento muy alto, según algunos especialistas, que va de 2 a 5 toneladas por hectárea, según Appella, C. y el Ministerio de Agricultura (2019).

BENEFICIOS DEL CONSUMO DE ARVEJA: Las arvejas son altamente nutritivas, bajas en grasas, ricas en proteínas y carbohidratos, constituyen una buena fuente de fibras, vitaminas A, B y C, y representan una buena fuente de potasio y hierro. Su consumo ayuda para controlar el colesterol y el azúcar en la sangre.

La fibra de arveja es soluble en agua y promueve el buen funcionamiento intestinal, ayudando a eliminar grasas saturadas. Es muy útil además en los procesos de coagulación de la sangre, fortalecimiento de los huesos y es buena para la vista. Posee además muchos antioxidantes.

El aporte de proteína de las arvejas, es muy valorado por la población vegetariana en reemplazo del consumo de proteína de origen animal.

Según un estudio publicado en el American Journal of Epidemiology, la ingesta habitual de proteína de arvejas, en lugar de las proteínas de origen animal, disminuye el riesgo de enfermedad coronaria (CHD) y contribuye a nivelar la presión arterial (Golub, L., 2020).

Por su alto contenido nutricional, las arvejas y las legumbres en general pueden contribuir a abordar problemas globales, como el hambre, la desnutrición y la obesidad. Por esa causa, la FAO viene realizando esfuerzos para aumentar su producción y comercio, y fomentar nuevos usos a lo largo de toda la cadena alimentaria.

Aporte para la nutrición óptima

El concepto de nutrición está cambiando. La llamada "alimentación adecuada" está siendo reemplazada por el concepto de "Nutrición Optima", impulsado por la Organización Mundial de la Salud (2019), que implica valorar el consumo de alimentos por su aporte nutricional. Las arvejas y las legumbres en general han demostrado ser alternativas valiosas que contribuyan a la optimización de la dieta de los argentinos y para logro el bienestar físico y mental. Tener una buena alimentación y óptima nutrición, se relaciona en forma significativa con la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles.

La actual situación de pandemia que nos obliga a permanecer en nuestros hogares, representa un desafío y también oportunidad para introducir cambios en los hábitos alimenticios y la dieta, introduciendo hortalizas como las arvejas, ricas en proteínas y carbohidratos, bajas en grasa que constituye además una buena fuente de fibra, vitaminas A, B y C y de minerales como hierro. Por esa causa es considerada un "superalimento" (Sívori, D., 2020).

Las legumbres son parte de la rica variedad de fuentes de alimentos y biodiversidad del planeta y su uso está estrechamente relacionado con la lucha contra el cambio climático y es fundamental para el logro de los objetivos del desarrollo sostenible.

(*) Nota realizada desde la Secretaría de Prensa y Publicaciones de la Asociación Argentina de Horticultura integrada por Ana María Castagnino (Directora-Editora), Javier Marina (Asistente Editorial) y Damián Belladonna (Asistente en Comunicación).

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.