MARÍA MARTA ZANDONA

MARÍA MARTA ZANDONA

"Cumplí con muchísimos de mis objetivos y mis sueños"

Lo expresó la arquitecta azuleña por adopción, que reside en Italia. Dos de sus mayores orgullos son sus hijas, en primer lugar, y haber estudiado arquitectura en La Plata y que viviendo en la península jamás padeció dificultad alguna para desempeñarse como profesional, de hecho cuando llegó se hizo valorar y respetar laboralmente.

18 de febrero de 2021

Por Laura Méndez de la

Redacción de EL TIEMPO

No tengo mucho conocimiento sobre su personalidad, sí que tenía dudas sobre responder éstas preguntas. Pero con el correr de los días, muy canchera y con buen buena predisposición, lo hizo; incluso despejó algunas de mis inquietudes con humor. Se llama María Marta Zandoná y es azuleña por adopción. En Azul continúan estando sus padres y amigos, además de sus hermanas cerca de esta ciudad.

Muy joven se fue a La Plata y estudió arquitectura en la Universidad Pública de lo cual se siente muy orgullosa: haber podido, con esta formación, llegar a vivir en Italia -hace 26 años- donde se dedica a proyectar estructuras sanitarias, principalmente hospitales, en el territorio nacional y en el exterior. Formó su familia, tiene dos hijas que son motivo de su orgullo principal y confiesa que nunca se pudo adaptar a Azul, aunque su adolescencia aquí no la cambiaría por nada. Es el personaje que presentamos este miércoles en "Azuleños destacados".

Etapa universitaria: "nunca me sentí sola"

-¿A qué edad te fuiste Azul y qué sueños te llevaste en la valija?

-Me fui de Azul a los 18 anos recién cumplidos, con la urgencia personal de crearme una profesión para ser independiente y autónoma. Creo que para mi no era importantísimo estudiar arquitectura o medicina, era claro que era un momento de cambio, de crecimiento.

-Sos arquitecta: ¿te acordás, precisamente, un momento que decidiste serlo y por qué?

-Terminé la escuela secundaria con un montón de dudas e incertidumbres, mis ideas de futuro variaban entre ser maestra jardinera o astronauta, sabia seguramente que prefería materias como el arte, la historia y la matemática y que odiaba las ciencias y la literatura (solo por culpa de profesores poco estimulantes y programas escolares pobres). En realidad, en el secundario me aburrí mucho, si pienso a todo lo que habría podido aprender en esos cinco años, solo con un programa mínimamente estimulante y actual... pero, una profesora, de la que los años me robaron el recuerdo de su nombre, la profesora de arte, enseñaba con una pasión más única que rara, nos trasmitió, o al menos lo logro conmigo, un amor hacia el arte en todas sus expresiones gráficas, pintura, escultura, arquitectura... sí, creo que ella cultivo esa curiosidad artística que en la actualidad sigo alimentando. Y sobre la que justifique con los años la elección de mi carrera universitaria.

-¿Dónde te fuiste a estudiar?

-Me fui a estudiar a La Plata, mi ciudad natal, la ciudad de la familia de mi mamá. Mi carrera universitaria fue divertida, estudié sin problemas ni interrupciones gracias a mis padres que me dieron todo el sostén que necesitaba, sea material y emocional. En La Plata, disponía de un departamento a pocas cuadras de la casa de mis abuelos, tenia a disposición mitad de mi familia materna y una tío y una tía por parte de papá... nunca me sentí sola, en ninguna situación, fue un periodo fácil y feliz de mi vida.

"Trabajar mucho y divertirse"

-¿Cómo es que llegas a Italia?

-En avión... (risas). Después de seis años de carrera de arquitectura y urbanismo, decidí hacer un master en la UBA en "arquitectura hospitalaria". Terminado el año de estudios de post grado, tenía una variedad de posibilidades entre las cuales elegir, tenía una propuesta en un consultora en San Paulo (ciudad que me asustaba tanto...), una propuesta para trabajar en el Ministerio de Salud de Chile (no me convencía trabajar para el gobierno en el cual Pinochet todavía tenia una fuerte influencia) y la tercera posibilidad era una experiencia de tres meses en Italia (que en ese momento no parecía amenazar mi sueño de ir a vivir a la Patagonia).

Llegada a Italia, a pesar de mi italiano pobre... en el trabajo apreciaron mi formación y, de dos meses, la propuesta creció a seis, después a dos años... y pasaron 26, algunos mejores y otros menos.

Las nenas de nuestra entrevistada con sus abuelos Alicia y Guillermo Zandoná.

-¿Formaste tu familia?

-Si, formé una familia, con un italiano y la de-formé 20 años mas tarde. Tengo dos hijas estupendas, Sara 16 años y Emma 13 años, me divierto muchísimo viéndolas crecer, acompañándolas en sus experiencias. Pero principalmente construí con los años una red de amistades importante, que viviendo en el exterior, son como una segunda familia.

-¿Tenes Flia. acá en Azul?

-En Azul están mis padres, ellos son el núcleo de la familia; mis hermanas viven a 400 y 800 km. de Azul, pero son ellos los que deciden y propone el dónde y el cómo de las reuniones familiares, adentro y afuera del país... y esto a nosotras tres ¡nos encanta!.

-¿Cuáles son los pilares fundamentales para trabajar en una profesión que demanda mucho esfuerzo y educar a tus hijos?

-Los pilares fundamentales, sí... seriedad, profesionalidad, determinación... si tanto de lo mismo, lo único que cuenta de verdad para mi es siempre "trabajar mucho y divertirse", es la mejor forma de vivir en todos los ámbitos, en realidad puedo afirmar que no hice muchos esfuerzos, la pasé bien (incluso en los momentos difíciles... y tuve que superar muchos momentos de dificultad).

Educar a mis nenas, seguramente es el proyecto mas importante de mi vida, criarlas lejos de mi familia, aumentó el trabajo, crecieron bilingües en uno del los países más nacionalistas de Europa. Los primeros años les hablé siempre en mi idioma, el español, pero la comunidad hablaba otro idioma, yo agregué un idioma, una cultura diferente al mundo donde las hice crecer. Hoy son dos chicas que están entrando en el mundo de los adultos... y tienen más instrumentos además de una visión más abierta del mundo, de los diferentes pueblos y confines, yo estoy muy orgullosa de ellas.

-Por ser un país diferente, ¿te costó mas todo y sobre todo siendo mujer?

-Italia, para empezar, no es un país tan diferente, yo amo el arte, la arquitectura... los primeros años vivía de turista en mi ciudad, no puedo decir que algo me costó, no sé si en Argentina mi vida hubiese sido más fácil. Ser mujer... es lo único que sé ser, con lo cual tampoco sé si como hombre podía conseguir cosas diferentes. Mi gran orgullo es que yo que frecuenté escuelas y universidad pública en Argentina, hice el trabajo de mis sueños en Europa, sin ninguna dificultad desde el punto de vista de la formación y competencias.

-¿Sentís que lograste todo a nivel personal y/o profesional? ¿por qué?

-Si, fundamentalmente cumplí con muchísimos de mis objetivos y mis sueños, pero estoy en camino, tengo todavía muchísimo que hacer. Una lista infinita de lugares para conocer y de proyectos, en los dos niveles, personal y profesional.

-¿Qué es Azul para vos? ¿Qué recuerdos son los que tenés más presentes?

-Un color... Azul en una de las ciudades en las que viví, menos de un cuarto de mi vida, Azul es la ciudad de mi familia paterna, mi papá nació y creció en Azul, para mí, representa sólo una etapa, yo viví acá entre los 5 y los 18 años. El periodo seguramente mas divertido fue la adolescencia, en 1983, yo estaba en primer año de la secundaria... un país que dejaba la dictadura para entrar en democracia, un momento de gran fermento social y político, todo era nuevo y tengo muy buenos recuerdos de ese periodo de mi vida. En Azul yo viví las primeras experiencias de autonomía, experiencias que no podría haber vivido en ciudades mas grandes, la ambigüedad de la provincialidad que "sufrí" tanto en mi adolescencia me marcó en la formación de mi carácter independiente, en Azul quién se acuerda de mi se acuerda de "la hija del doctor... sí, el pediatra" poquísimos se acuerdan de Maria Marta.

-¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad? ¿Tenés familia, amigos acá?

-¿Qué me gusta de Azul? No lo sé, nunca me adapté, ni a la ciudad, ni a su gente, si no naces en Azul es muy difícil ser parte de la ciudad, lo intentas por algún tiempo y con el tiempo creciendo te das cuenta que el mundo es tan grande que no vale la pena invertir energías en una empresa imposible. En Azul viven mis padres, que son el centro de mi familia de origen, viven también mis tíos y mi prima Maria Alex. Amigas si, Mechi y Margarita, nos vemos poco, hablamos poco, pero es mágico, cuando nos encontramos es como un viaje en el tiempo, son únicas...

Tengo, seguramente, muy buenos recuerdos, viví parte de mi infancia y mi adolescencia, no cambiaria nada de todos esos años. Recuerdos... si, amaba en mi infancia remar en el arroyo sola o con mi hermanita que me servia de timonera, pescar, jugar y moverme libremente por la ciudad en bicicleta con mis amigas, entrando en casas abandonadas o en construcción de donde escapábamos aterrorizadas por las historias que inventábamos nosotras mismas.

-¿Cómo afectó al rubro la pandemia?

-En Italia yo me dedico a proyectar estructuras sanitarias, principalmente hospitales, en el territorio nacional y en el exterior, todo entro en crisis hace 5 años... la pandemia, que en rigor de lógica tenia que despertar esta parte de mercado no produjo ningún cambio. En el mundo entero la inversión en salud no va en la dirección de mejoras estructurales y de planificación... por años en salud los fondos correrán detrás de la emergencia pandémica... Este es seguramente el momento para estudiar una alternativa para gestionar la emergencia sanitaria, estudiar modelos y procedimientos que puedan sobreponer al sistema necesario para el mantenimiento de la salud social, el riesgo pandémico, activando soluciones preventivas y predictivas reales, sin ser victimas de las carencias del sistema.

-¿Volverías a Azul definitivamente? Con que proyecto si es si.

-No, en el pasado evalué la posibilidad de volver a la Argentina, solo que por mi profesión solo la ciudad de Buenos Aires podría ofrecerme oportunidades similares a la situación profesional que me ofrece Italia, pero las propuestas no me garantizaban la estabilidad que necesitaba para afrontar la mudanza con toda la familia.

Amo mi país y espero poder, en el futuro, viajar por periodos largos que me permitan disfrutar de la Argentina (Patagonia, noroeste, etc) y pasar el tiempo con la familia... pasando probablemente más tiempo con mis padres en Azul.

-¿Venís con frecuencia?

-No, estos últimos años con la familia, mis padres, hermanas y sobrinas organizamos viajes y nos encontramos en otros lugares o países, aprovechamos para hacer vacaciones y conocer nuevos lugares todos juntos. Cuento, sin embargo, con la posibilidad de ir la próxima navidad.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

PERMANECE EN LA SECCIONAL PRIMERA DE AZUL

Estaba en libertad condicional por un homicidio y un juez le dictó la detención por nuevos delitos

24/02/2021

Es un hombre domiciliado en Las Flores que tiempo atrás había sido condenado por el crimen de su pareja. Desde el año pasado gozaba de libertad condicional. El viernes que pasó, junto a dos sujetos más, policías lo arrestaron durante un procedimiento llevado a cabo en la Ruta 3. "Desobediencia, resistencia a la autoridad y daño agravado" son los ilícitos que ahora le imputan. leer mas

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021

24/02/2021

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021

1778 - 25 DE FEBRERO - 2021

Mañana se cumplen 243 años del nacimiento del Gral. José de San Martín

País

23/02/2021

País

País

Massa: "Vamos a incorporar más beneficios al proyecto de Ganancias"

El presidente de la Cámara de Diputados confirmó que se incorporarán nuevos beneficios al proyecto de ley presentado por el Oficialismo que sube a $ 150 mil el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. "La decisión es avanzar lo más rápido posible porque más de un millón de trabajadores y de 200 mil jubilados esperan", expresó.

Codigo Perfil
Codigo Perfil