OPINIÓN

OPINIÓN

Miserable cuota de poder

Desde la entidad se emitió una carta que se suma a las críticas en contra de los dichos del presidente Alberto Fernández, sobre la posibilidad de nuevas retenciones al agro

8 de febrero de 2021

Vemos una y otra vez como vuelan por el aire nuevamente antiguas recetas fracasadas, derivadas en medidas que nada tienen que ver con solucionar los problemas actuales de los ciudadanos en materia de precios de los alimentos.

No nos cansamos de repetirlo cada tanto, porque es parte de nuestra función dejar en claro cuáles de las tesituras que llevadas a cabo han demostrado con creces sus buenos o malos resultados.

Y si de buenos resultados hablamos no nos referimos al aumento de las retenciones en los productos que el campo exporta, sino todo lo contrario, a una baja gradual hasta llegar a su eliminación por completo.

Y también, esta vez, hemos decidido cambiar de interlocutor, y ya no elegimos hablarles a aquellos que tienen una mísera cuota de poder temporaria, la cual quieren convertir en un absolutismo, elegimos a los ciudadanos comunes de este país para contarles algo que seguramente lo tengan más en claro que algunos de los funcionarios de turno.

El aumento de las retenciones jamás va a producir una baja en los precios de los alimentos que encontramos en las góndolas de los supermercados, lo que verdaderamente produce una baja en los precios de estos, es una baja concreta de la inflación, y entre otras cosas, frenar la descontrolada emisión monetaria por parte del banco central.

El achicamiento del Estado, la apertura a mercados externos, los incentivos para producir y exportar generan un incremento genuino de dólares que van a parar directa o indirectamente a las arcas del estado.

Es totalmente falso que aumentar las retenciones o establecer cupos a las exportaciones de granos, carnes, o productos derivados de la industria puede impactar a la baja en el precio de los fideos, las galletitas, la carne, el aceite y todo lo que se le ocurra, al momento de pasar por la caja en el supermercado.

En algún momento quisimos ser o convertirnos en el supermercado del mundo, ya que la producción local alcanza y sobra para mantener un sano equilibrio entre lo que consumimos y exportamos, pero, muy por el contrario, la carga impositiva que pesa sobre la matriz productiva hizo que ese sueño propio y ajeno, se viera avasallado por medidas que nada tienen que ver con incentivar la producción local.

Nos vamos cerrando cada vez más y castigando continuamente a quienes producen. Y ese castigo se traslada continuamente y de forma contundente a quienes viven de un salario y de allí tienen que sostener a toda su familia.

El desempleo, el aumento desmedido de precios en los alimentos y combustibles, el clientelismo político plasmado en un sinnúmero de medidas inconducentes para el desarrollo de las personas hace que cada día trabajar, producir, invertir y tributar sea un sueño de locos en este bendito país.

No vamos a dejar de mencionar las continuas y reiteradas falencias, porque vemos absortos lo que el relato mediático de los políticos de turno quiere hacer creer a los ciudadanos comunes, en quienes radica el verdadero y continuo poder. Y nos referimos puntualmente a la decadencia moral e institucional, la corrupción, la falta

y lentitud en justicia, el desinterés en apostar por una educación de calidad, la falta de compromiso verdadero con los que menos tienen, la carencia de medidas lógicas en cada uno de los estamentos estatales nos hace pensar que nos toman pelo y hacen perder el tiempo, porque continuamente debemos refrescarles lo que no están haciendo y dicen hacer, y las medidas que jamás dieron resultados positivos.

Sobre el sector agropecuario y toda la cadena agroindustrial sopesan un sinnúmero de impuestos que la matriz productiva paga callada en cada cuota que llega del estado, Nacional, Provincial o Municipal.

El dinero que se recauda es copioso, pero nada vemos en nuestro andar cotidiano, se nota en cada paso que damos: El aumento en los índices de pobreza y desempleo, la desinversión por parte del estado, el pseudo asistencialismo que lejos de promover a las personas busca cooptarlos bajo el yugo del clientelismo político, ¡enfermedad incurable de la casta política argentina por excelencia, demoledor de sueños de una nación mejor en donde todos podamos vivir a la altura de los años en que vivimos!

Estamos en el 2021 y nos quieren hacer creer que viejas y arbitrarias medidas, impuestas e inconsultas, son el remedio al sinnúmero de males que azotan la economía y la cultura del ciudadano argentino.

Buscar las medidas lógicas para conducir un Estado que sea eficiente, nos llevará a producir más, generar trabajo genuino y de calidad, mover la economía planchada de los pueblos del interior, fomentar el arraigo en nuestros ciudades y campos, atizar la industria, generar divisas para el país, promover la salud y la educación, invertir en infraestructura y más.

Por todo ello nos preguntamos:

¿Es necesario contarles a los políticos que las retenciones y los cupos a la exportación nos sacaron de juego en más de una oportunidad, produciendo la misma cantidad de trigo que hace 100 años atrás o corriéndonos del ranking de líderes en exportaciones mundiales de carne?

¿Es necesario recordarles la desmotivación que este tipo de medidas genera en los productores que día a día no han parado de producir, pese a este contexto de pandemia?

¿Es necesario contarles que las góndolas de los supermercados se llenan gracias a la producción del campo? ¿Es necesario contarles que el impacto del precio de los granos y carnes es bajo en el producto final que encontramos en las góndolas?

¿Es necesario refrescarles una y otra vez que la rentabilidad cada vez se ve más achicada por la asfixiante presión tributaria que pesa sobre toda la matriz agro-productiva?

¿Es necesario contarle al presidente que su "poder" es absolutamente transitorio?

¿Es necesario contarle que el legítimo poder es del pueblo y por consecuencia no debe ser arrogante en sus expresiones que rozan con lo totalitario?

¿Es necesario una y otra vez que la burra vuelva al trigo?

SOCIEDAD RURAL DE AZUL

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Sociedad

16/10/2021

Sociedad

Sociedad

XV Festival Cervantino: Inauguración de un mural realizado por alumnos del Instituto San Francisco

Locales

16/10/2021

Locales

Locales

Analizaron el programa de desarrollo urbano

Esta semana se llevó a cabo, en el recinto del Concejo Deliberante, una reunión conjunta de las Comisiones de Obras Públicas, Vialidad y Transporte y de Interpretación, Legislación y Seguridad Pública.

ECONOMÍA

15/10/2021

ECONOMÍA

ECONOMÍA. La inflación de septiembre fue del 3,5% y cortó la racha de desaceleración

ACCESO A LA VIVIENDA PROPIA

Codigo Perfil
Codigo Perfil