País

País

Bebé fue herido por una bala perdida y para los médicos lo había mordido un perro

29 de enero de 2020

Todo comenzó durante los festejos de Navidad el pasado 24 de diciembre, cuando una familia estaba reunida en el patio de su casa y sin razón aparente el pequeño Noha empezó a llorar. Cuando uno de sus padres lo alzó, advirtió que tenía sangre en una pierna, y no dudó en llevarlo de urgencia al hospital Balestrini.



Una una vez en el lugar, los médicos que atendieron al bebé le dijeron que lo había mordido un perro y luego de darle dos puntos en la herida, lo enviaron a su casa, según contó este miércoles su papá, Matías, en Crónica TV.



Con el paso de los días, lejos de mejorar la herida fue empeorando, por lo que lo volvieron a llevar a la guardia en busca de otra opinión.



En esa oportunidad la conclusión de los profesionales después de hacerle una placa fue que tenía una infección y esto le había provocado un absceso. Por segunda vez, el bebé fue mandado a su casa sin advertir que el origen de la infección no era una mordedura de un perro sino una bala instalada en su pierna.



El pequeño vivió un mes con el proyectil en su cuerpo hasta que lo expulsó solo. "Sentimos un ruido y vimos la bala en el piso", relató el papá de Noha. El hombre contó que volvieron al hospital en busca de explicaciones, pero lejos de encontrarlas, los médicos no se hicieron cargo del error y hasta sugirieron que ellos mismos podían haber baleado a su hijo.



La familia de Noha ya presentó la denuncia en la comisaría y se abrió una investigación. Como los médicos se quedaron con la bala, ahora "la Policía tiene que pedirles el proyectil para hacer las pericias", concluyó Matías. (DIB) MM


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.