Policiales

Policiales

Seguían buscando al preso que se fugó de la Unidad 7

15 de enero de 2020

Anoche, al cierre de esta edición, efectivos policiales y del Servicio Penitenciario Bonaerense continuaban con la búsqueda de un interno que horas antes se había evadido de la Unidad 7, el penal con asiento en esta ciudad donde cumplía, bajo el programa “Casas por cárceles”, una condena relacionada con un asesinato y un intento de homicidio ocurridos en Olavarría en febrero de 2014.



Fuentes policiales y judiciales identificaron al recluso que se fugó ayer de la cárcel ubicada en el barrio El Sol de esta ciudad como Héctor Emanuel Giannuzzi, quien actualmente tiene 23 años de edad.



Azul, Olavarría y Ezeiza, en el conurbano bonaerense, eran los lugares donde el joven continuaba anoche siendo buscado, sin que hasta ese entonces fuera posible localizarlo.



De acuerdo con lo informado, tenía 17 años de edad cuando se registraron en la vecina ciudad los hechos por los que después sería condenado.



Ese veredicto condenatorio para él fue el resultado de la realización de un juicio sustanciando en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del Departamento Judicial Azul.



Luego de que permaneció privado de la libertad durante un tiempo en el Instituto Lugones, Giannuzzi había sido trasladado a una unidad penal, teniendo en cuenta que ya era mayor de edad.



“Había sido condenado por el Tribunal de Menores por un hecho ocurrido en Olavarría. Primero permaneció en el Lugones, donde tuvo algunos inconvenientes. Después, como ya era mayor de edad, había pedido su traslado a la Unidad 7. Y como ya llevaba cumplida gran parte de su condena comenzó a gozar del programa ‘Casas por cárceles’”, le dijo ayer a la tarde a EL TIEMPO un vocero judicial.



En la Unidad 7, la cárcel de varones del Servicio Penitenciario Bonaerense con asiento en esta ciudad de donde ayer se evadió, el joven se encontraba desde diciembre de 2018.



Ayer, cuando se escapó, cumplía el último tramo de aquella condena que le fuera dictada en los Tribunales de Azul por ese ya referido asesinato y el intento de homicidio.



Por esos hechos, a los mayores de edad también implicados en lo sucedido un jurado popular los había declarado culpables, lo que se tradujo en que posteriormente un juez de Azul les dictara a todos ellos -tres varones y una mujer- respectivas condenas a prisión perpetua.



Giannuzzi formaba parte del programa “Casas por cárceles”, lo que le posibilitaba permanecer en el sector extramuros del penal azuleño.



De acuerdo con lo referido por fuentes consultadas por EL TIEMPO, el joven se encontraba actualmente a cargo de las tareas de parquización en el sector del penal donde permanecía cuando ayer se dio a la fuga.



Asesinato, intento de homicidio, dos juicios y varios condenados



En un principio, cuando Héctor Emanuel Giannuzzi -el preso que se evadió ayer de la Unidad 7- había sido juzgado, en el debate llevado a cabo en el Fuero de Menores con asiento en Azul le fue dictada una condena a “seis años de prisión” como uno de los autores de lo que fueron el asesinato y el intento de homicidio ocurridos en Olavarría el 13 de febrero de 2014.



Posteriormente, el Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires dispuso que esa pena fuera “readecuada”. Y en segunda instancia, la Cámara Penal con asiento en Dolores lo sentenció a diez años de prisión, sanción que tiempo después quedó firme.



Al mismo tiempo, los demás coimputados en estos hechos resultaron condenados a respectivas penas de prisión perpetua.



Entre los encausados hubo también una mujer, quien actualmente cumple arresto domiciliario, según lo informado ayer por voceros judiciales.



Un juicio con jurados realizado en los Tribunales de Azul fue el proceso a través del cual los mayores de edad resultaron condenados a la máxima sanción que contempla el Código Penal argentino.



Aquel debate finalizó el 14 de diciembre de 2015. Los imputados y condenados a esas ya mencionadas penas de prisión perpetua fueron identificados como Nicolás Morales Ives, Braian Nicolás Bertolano, Juan Marcos Seitz y Vanesa Anahí Aref.



La mujer fue considerada la instigadora de aquel asesinato y del intento de homicidio, hechos que en horas de la noche del 13 de febrero de 2014 se produjeron en Olavarría.



En aquel violento episodio, ocurrido en el barrio Lourdes de la vecina ciudad, había sido asesinado un joven que se llamaba Gustavo Galván. Tenía 25 años cuando falleció a causa de un disparo que recibió en la cabeza.



Además, en el marco de aquellos mismos incidentes resultó herido a balazos un hombre que fue identificado como Eduardo Araujo.



El conflicto por la ocupación de una vivienda fue el contexto en el que se produjo toda esta situación.



Bertolano, Ives y Seitz fueron considerados los coautores de aquel crimen y del intento de homicidio, al igual que a escala penal sucedió -aunque en el marco de otro juicio- con el joven que se fugó ayer de la Unidad 7.



La mujer, en tanto, en ese juicio con jurados que se hizo en el Palacio de Justicia local fue declarada “instigadora y partícipe necesaria” de los delitos de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y tentativa de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas –ambos a su vez calificados por el uso de armas de fuego y por la participación de un menor de edad-, según se mencionó en el fallo del juicio con jurados realizado a los mayores de edad encausados.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.