El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés: #JUICIOSXJURADOS

Azul 11º

Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El Diario de Azul

Temas de Interés: #JUICIOSXJURADOS
25-08-2019

ENFOQUE

A punto de caer (Charly García, 1989)

 


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Por Luis Lafosse

Diseñador Industrial

 

Yo debería estar feliz. Por primera vez acerté mi pronóstico. Por fin puedo confirmar que tenía razón. Chocho debería estar. Nuestra decisión de abandonar Argentina había sido correcta. Sin embargo, y a pesar de que la última elección no cambia casi nada mi vida, tengo una angustia como pocas veces me sucedió. Creo que es por esa sensación de última oportunidad perdida.

Mi primer recuerdo de una crisis es la hiperinflación de 1989. Veo a mis padres cobrando su sueldo y yendo a gastarlo en cajas de latas de tomate, de azúcar, shampoo por litros. Si tenés más de treinta años pasaste tres de estas crisis por lo menos: 1989–90, 2002, 2008, 2018. Cada crisis es una caída, no una pendiente. Es un escalón más abajo. Un escalón del que no se sube. No se sube. Siempre empeora. Y cada vez suma una mayor parte de la sociedad. Si aún no te llegó te va a llegar. Es solo cuestión de tiempo. Puede faltar un escalón, dos, tres más. Pero te va a llegar.

Argentina sufre de un proceso de pauperización. Lo sufre el país y todos sus ciudadanos. La pauperización abarca más que la pobreza. Incluye la educación y la salud pública, la justicia, las rutas, la energía, las instituciones. Por ejemplo, hace apenas tres años la energía era barata pero escaseaba; se cortaba la luz, las empresas y consorcios compraban generadores eléctricos. Nadie invertía en eso porque la energía no era un negocio rentable. Algunos lo solucionaban comprando esos generadores. En la cuenta final nadie sumaba el costo extra de la generación y de todos los trastornos que esa solución generaba. Es un ejemplo claro de pauperización. La emergencia se convierte en la norma. Este ejemplo se ve en cualquier cosa que analicemos. La ropa que vestimos es de menor calidad, lo que producimos es cada vez más primario. La seguridad pública se deteriora: ¿En qué año pusieron reja en tu casa? ¿En qué año pusieron alarma? En qué año eliminaron el portero eléctrico de tu edificio? ¿En qué año pusieron cámara de vigilancia? ¿En qué año empezaron a pagarle a un oficial de seguridad? Quizás ya vivas en un barrio cerrado. ¿Cuánto cuesta eso? ¿Quién lo paga? Y aún gastando todo ese dineral, seguimos teniendo el problema. Todo se adapta hacia abajo. Eso es pauperización.

 

La pauperización

¿Qué generación de tu familia se pasó por primera vez a una escuela privada? Quizás todavía puedas comprarte un auto último modelo pero las rutas destruidas hacen que tengas costos de mantenimiento más altos y el auto dure la mitad de lo que dura en otro país. ¿Quién termina pagando esa pérdida de capital? Ese deterioro de nuestra calidad de vida es pauperización. Sucede tan en cámara lenta que no lo percibimos. Los más jóvenes lo viven como un fenómeno nuevo y recién se dan cuenta cuando tienen treinta años.

Esas crisis empeoran la gravedad de los problemas y a su vez generan otros nuevos. A medida que la sociedad se pauperiza se hace cada vez más difícil resolverlos. Con el deterioro de la educación (la pública y la privada), somos peores alumnos, entendemos menos, contamos con menos herramientas. Nuestra salud se deteriora, la salud mental también.

El funcionamiento de la sociedad se ve afectado. Como no hay infraestructura no contamos con servicios acordes, nos accidentamos en las rutas. El 30 de agosto se cumplen ocho años de la muerte de mi gran amigo de la infancia. Cuando viajes por la RN 3 fijate en el kilómetro 220. Vos o un familiar sufrieron eventos de inseguridad, robos, secuestros, pérdida de seres queridos en todos estos años. Tampoco hay justicia, entonces el que robó o mató sigue merodeando nuestras casas. Nuestras cabezas están todo el día ocupadas en eso. En el medio tenemos que trabajar y el resultado de nuestro trabajo está afectado por esa vida cotidiana. Mientras enfrentamos todos esos trastornos tenemos que dar clases, atender el comercio, ser enfermero, construir una casa. Mientras trabajamos en medio de esa situación, nuestras cabezas también están ocupadas en que a nuestros hijos no les vendan droga, no les roben.

El mal funcionamiento del Estado genera costos extras: el estado necesita dar el trabajo que el sector privado no genera, nos aumenta los impuestos, los impuestos inviables le impiden a las empresas ganar dinero. Es el círculo vicioso perfecto.

Cómo si fuera poco tenemos que estar preocupados por la realidad. Si queremos tener una opinión formada tenemos que leer, ver, escuchar veinte medios y allí sacar nuestras conclusiones: quién miente, quién le paga, por qué dice lo que dice, por qué no pregunta lo importante. Es agobiante.

Así, los problemas que tenemos que resolver son cada vez más complejos y al mismo tiempo contamos con menos recursos (capacidad humana, dinero, tiempo). Aparece la palabra paliativo. Odio la palabra paliativo. Cuidados paliativos se le da a una pobre persona enferma con escasa expectativa de vida.

Como la situación es grave la enfrentamos con una solución de corto plazo, el paliativo, que no sólo no soluciona el problema sino que lo eterniza, lo agrava o genera otro.

La brecha entre la complejidad de los problemas y la capacidad que tenemos para resolverlos se amplía cada vez más. Y cada día todos somos más pobres. Cada vez vas a tener que comprar más rifas, donar a más organizaciones de caridad, ayudar en comedores. Yo lo veo así:

 

“Una vez que empezó a andar la rueda, no para”

 

¿Pensábamos que todo esto de arriba se arreglaba en tres años? Perdón, pero no. Ni en sueños. Desafío a que me den un ejemplo de algún país donde haya sucedido. Más aún, no se va a arreglar en su totalidad en los próximos cuatro años. Ya está mejorando. Y una vez que empezó a andar la rueda, no para. Nos vamos a tener que acostumbrar a disfrutar los pequeños cambios en nuestras vidas que ya vemos: menos tiempo viajando en transporte público, mejor infraestructura que hará que baje la probabilidad de matarnos. Ya han bajado (y mucho) los índices de homicidios y secuestros. Si el estado sigue eficientizándose podrán bajarnos los impuestos (ya alcanzamos un umbral de equilibrio fiscal). Nuestra situación económica y la del vecino también mejorará gradualmente. También vamos a tener que acostumbrarnos a ser felices con el progreso de argentinos que están peor que nosotros. Yo disfruto cuando veo que inauguran una planta potabilizadora de agua en áreas postergadas, una planta de tratamiento cloacal, cuando incautan droga o derriban un bunker, cuando los chicos humildes pueden ir a una escuela como la de tus hijos. Soy feliz cuando logramos la mortalidad infantil más baja de la historia. No existe futuro para Argentina (ni para nosotros) si no rescatamos a esa gente y le ofrecemos una vida digna.

Argentina se va a encaminar y necesitará años de gestión de gente decente y formada, que quiera un país normal, organizado. Lo único que se necesita para desarrollarnos y vivir en paz es ordenarnos y educarnos.

El problema grande empieza cuando uno entiende esto. Cuando nos damos cuenta. Una vez que lo entendimos no podemos “desentender”. Sabemos bien que si esta lógica no cambia lo único que hacemos es retrasar el reloj hasta que nos toque a nosotros. He visto conocidos que disimulaban no entender. Tiene sus costos. Con tal de salvarte terminás relacionándote con delincuentes o involucrado en negocios raros o de altísimo riesgo. Lo pagamos con la vida, la salud o la pérdida de amistades y seres queridos. Toda acción tiene una consecuencia. Y aún si te salvaras temporariamente lo termina pagando un hijo, un nieto.

A los argentinos que vivimos en el exterior muchas veces se nos invalida la opinión: “Es fácil verla desde afuera”, nos dicen. En mi caso particular quiero decir una cosa. Vivía en Japón y volví a Argentina en 1999. Había aprendido un montón de cosas que creía que podía aportar, empezaba una época nueva, y asumí que habíamos aprendido. Me fui a vivir a mi ciudad natal y me metí en política. Creía que había que meterse para cambiar las cosas. Yo no quería cambiar el país. Quería cambiar mi ciudad. Doce años me anclé ahí, ganando sueldos bajos, sin podernos ir de vacaciones con mi familia más que algún fin de semana a algún lugar que nos invitaran. Hicimos muchas cosas en el contexto de adversidad política más inimaginable. Hasta terminé juntando la basura de la ciudad con camiones municipales porque Moyano y sus hijos nos hacían paro. Pero rompimos el paro y no negociamos. Decidimos salir del país cuando vimos que nuestra libertad y la democracia estaban en peligro. En 2014 emigramos con cinco valijas.

Pero mi cálculo falló. Contra todos los pronósticos, ocurrió el milagro Cambiemos. Por solo dos por ciento de los votos Argentina no fue Venezuela.

Ganó Mauricio Macri. El mismo que decían que iba a privatizar a Boca Juniors y no sólo no la privatizó, sino que la sacó campeón del mundo. Ganó el mismo que decían que iba a privatizar la educación y la salud de la ciudad de Buenos Aires y no solo no la privatizó sino que la mejoró y hoy los porteños empiezan a enviar a sus hijos a la escuela pública. El maldito Macri contradijo mi pronóstico. Argentina sobrevivía.

Cuatro años más tarde estamos ante la posibilidad de volver a ese abismo. Por primera vez en muchos años el destino del país puede volver a manos de gente que pone en riesgo la democracia y que hasta hace tres años nos robaba. Es la factura que hoy estamos pagando. Votamos a dos candidatos kirchneristas que nos dicen que seguirán conectados al mundo al mismo tiempo que seguiremos el modelo de Venezuela.

Pienso en el policía que se jugó a combatir el narcotráfico, en la docente que desafió a Baradel y no hizo paro para educar el hijo de una familia humilde, pienso en los que encarcelaron al sindicalista Pata Medina o algún otro mafioso. Pienso en el maquinista testigo del accidente de Once que murió de cuatro balazos en una parada de colectivos sin que le robaran nada.

Cambiemos es una opción democrática segura. Lo ha demostrado. Es gente ha está intentando hacer lo que hacen la mayoría de los países ordenados y que les va bien. Cambiemos quiere ordenar, está ordenando, todavía no lo percibís porque la mugre es tanta que no se nota.

Ellos mismos reconocen que cometieron errores, que estamos a mitad del río. Ellos mismos están trabajando dentro de ese sistema tóxico que mencionaba arriba. Porque hemos visto que además de algunos errores han habido intentos descarados para hacerlo fracasar.

 

“En octubre tenemos que ir a votar”

A mucha gente le parece que Macri no hizo lo suficiente. El que piensa eso nunca tuvo noción del desmadre que es la Argentina. Muchos argentinos no se dan cuenta. Pero a mí que vivo afuera me pasa que no puedo hablar con mis amigos de Australia de lo que sucede en Argentina porque me da vergüenza. ¿Cómo les explico que el fiscal que investigaba a la presidente apareció “suicidado” cuando iba a acusarla de traición a la patria? ¿Cómo les muestro el video del funcionario con los bolsos de euros y la ametralladora en el convento?

María Eugenia Vidal, además de lidiar con todos los problemas de la provincia de Buenos Aires, tiene que cuidarse que no la maten. Vive protegida en una base militar. Ya han muerto funcionarios en ocasiones no aclaradas por la justicia. ¿En serio pensamos que no le pueden pasar nada a ella o a sus hijas?

Macri y Vidal tienen que cambiar el país mientras los sabotean políticos inescrupulosos, sindicalistas mafiosos, empresarios acostumbrados a hacer plata fácil y pagar coimas, jueces corruptos.

Macri y Vidal cometen errores. Cuando se equivocan te piden perdón, te piden que los entiendas. ¿Viste algún otro político de la oposición que haga eso? Siempre nos quejamos que los políticos nos mienten. Estos, no. Te avisaron que iba a ser brava, que había que hacer un esfuerzo y que no sería fácil.

Aún en el caso que pienses que Mauricio Macri y Miguel Pichetto fueran iguales a Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, que María Eugenia Vidal y Axel Kicillof fueran lo mismo, hay una razón única para elegirlos. Tanto Macri como Vidal son los únicos que te pueden garantizar que en dos o cuatro años puedas elegir a otros candidatos opositores. En Venezuela hace más de veinte años que no pueden desplazar a la dictadura chavista.

Quienes vivimos en el exterior sufrimos la realidad del país y muchas veces vemos las cosas sin la contaminación informativa que existe en Argentina. Pero lo que más vemos es lo que Argentina puede llegar a ser cuando nos organizamos y ordenamos. Solo desde afuera se ve la capacidad y creatividad de los argentinos para resolver problemas y superarse en ese ambiente. Es una condición excepcional. Hay muchos argentinos allí que nos dicen que nunca vamos a ser un país desarrollado. Esa condena a ser pobres es de una tristeza, de un derrotismo y de una mediocridad que no debemos dejar instalar. Porque es mentira.

Así que a todos los trastornos que describí arriba le sumo uno más. En octubre tenemos que ir a votar. De ser posible ofrecernos para fiscales o autoridades de mesa para que no nos roben la elección. La tenemos que cuidar. Lo vas a tener que hacer hasta que cambie este sistema electoral perverso. Un sistema que Macri quiso cambiar y no pudo porque la mayoría kirchnerista en el Congreso lo rechazó. Y cuánto menos los votemos menos lo van a poder cambiar.

El 27 de octubre tenemos que hacer como hice yo desde 2002 a 2013. Te vas a hacer el favor y nos lo vas a hacer a todos. Te vas a vestir con tu mejor pilcha, te vas a hacer el mate, te preparás una vianda y te vas a una escuela a fiscalizar o ser autoridad de mesa. Y si no necesitan, les cebás mate a los que lo están haciendo. Y vamos a ganar. Y aun si no ganáramos le vamos a asegurar la legitimidad de la victoria a nuestros adversarios.

 

A punto de caer

 

 

Es 1989, acaba de salir “Cómo conseguir chicas” de Charly García. Escucho mi walkman mientras miro a mi madre stockeando provisiones en la alacena de la cocina de casa.

¿Es está tu primer crisis? ¿Tendremos el coraje para que sea la última?

“…Quizás, tendrás que ver

Adónde vas

Piénsalo otra vez

Entiende y ten valor

Salta y se feliz

Intentá

Para que fingir

No vale la pena

Música es lo que das”.


Alarsol Mobile


Alarsol Desktop

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


HOTEL EMPERADOR MOBILE
HOTEL EMPERADOR PC
ROAS PC
ROAS MOBILE
Tentaciones Desktop
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
IMAC PC
LA CASAS DE LA BOMBA DE AGUA
Solisan Desktop
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
Electro Respuestos Desktop
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 12 de Diciembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 11 de Diciembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 10 de Diciembre de 2019
Borghi PC
Physis
RCA Desktop
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
Tentaciones Mobile
CEAL PC Y MOBILE
OSDE MOBILE
DEPORTES MOBILE