Policiales

Policiales

Quedó en libertad el hombre procesado por dispararle al ex concubino de su hija

30 de noviembre de 2019

Víctor Ulises Nievas recuperó la libertad ayer a la tarde. La decisión fue dispuesta por el Fiscal que interviene en la causa penal que se inició el jueves que pasó en horas de la noche, cuando el hombre de 74 años de edad, en la casa de Villa Piazza Norte donde vive, le efectuó dos disparos e hirió de gravedad al ex concubino de una de sus hijas, que hasta anoche al cierre de esta edición continuaba internado en el sector de Terapia Intensiva del Hospital Pintos.



A modo de derivación de un caso de violencia familiar y de género donde la hija de Nievas había denunciado a ese hombre con el que convivió durante varios años, cuando era poco antes de la hora 21.30 de anteayer quien instantes después resultaría herido ingresó por la fuerza en la vivienda convertida en escenario de este hecho, un inmueble situado en una de las esquinas de Corrientes y Comercio.



Según diferentes versiones incorporadas a la causa penal que instruye Adrián Peiretti, el titular de la UFI 13 con asiento en Tribunales, la ex pareja de la hija del hombre que ayer recuperó la libertad -de 43 años e identificado por la Policía como Rodolfo David Mugueta- irrumpió de manera violenta en ese domicilio.



Como prueba de esa situación, ayer podía observarse todavía una puerta de madera que en esa casa está ubicada sobre la calle Corrientes, cuyo panel inferior de madera estaba roto.



“Perimetral” y custodia



Fuentes judiciales habían confirmado a EL TIEMPO que cuando Mugueta se hizo presente en el domicilio donde transitoriamente estaba su ex pareja y la hija que ambos tienen, ya estaba vigente para él una medida que le impedía mantener contacto alguno con la mujer y su grupo familiar.



Esa restricción que el hombre vulneró, impuesta desde el Juzgado de Familia de Azul, le había sido dictada ese mismo jueves en horas de la mañana, después de que su ex concubina, que días antes se separó, lo denunciara y se iniciara un sumario penal en principio caratulado como daño.



Los mismos voceros precisaron que una de las hijas de Nievas venía sufriendo desde hace tiempo diferentes situaciones de violencia familiar y de género que apuntaban al hombre que hasta anoche permanecía internado como el responsable de esos hechos. Y tal vez presagiando que algo grave podía suceder -como finalmente terminó pasando- también anteayer, desde la Oficina de Asistencia a la Víctima se logró conseguir una custodia permanente durante estos días para que un policía estuviera durante las 24 horas en la casa donde la ex concubina de Mugueta estaba viviendo.



Pero ni siquiera esa situación sirvió para que esa agresiva actitud, demostrada por el hombre cuando concurrió a la casa de los Nievas, pudiera ser controlada por el efectivo de seguridad que en ese entonces estaba haciendo de custodia en el inmueble ubicado en una de las esquinas de Corrientes y Comercio.



Según versiones de testigos que ahora están incorporadas a la causa penal, Mugueta forcejeó con el policía. Y una vez que logró ingresar a la vivienda, no cesó su actitud hostil, la cual luego tuvo como objetivo a su ex pareja, algo que se produjo en presencia de la hija de ambos y del abuelo materno de la nena.



De acuerdo con lo señalado, llegó a agredir a su ex mujer, con quien hasta días antes había estado conviviendo en una casa ubicada en cercanías a ese otra donde este grave episodio de índole familiar se produjo.



Baleado



En esas circunstancias fue que Víctor Ulises Nievas, portando un revólver que en su casa tenía, le disparó en dos oportunidades al hombre que hasta anoche continuaba internado en grave estado.



El propio policía que estaba de custodia en ese entonces en la casa fue el encargado de solicitar apoyo ante lo que había sucedido.



Instantes después, varios efectivos de seguridad pertenecientes a diferentes dependencias concurrieron al inmueble.



Al mismo tiempo, en una ambulancia del SAME Mugueta era trasladado al Hospital Pintos, herido de gravedad a causa de esos dos disparos que recibió por parte del padre de su ex concubina, traducidos en lesiones que desde un principio han puesto en riesgo su vida.



Una vez que la zona escenario de este hecho fue preservada por los policías que en primera instancia concurrieron a la casa de Nievas, se produjo la llegada del Fiscal. E instantes más tarde, la de efectivos de la Científica.



Estos últimos tuvieron a su cargo realizar las pericias de rigor en el domicilio, después de que a sede policial, en un patrullero, fueron trasladados el autor de los disparos y su hija.



Mientras que Nievas padre quedaba en ese entonces aprehendido, a la ex concubina de Mugueta le fue tomada una declaración testimonial en la Seccional Primera.



Todo eso sucedía al mismo tiempo en que en la casa convertida en escenario de este hecho era incautada el arma de fuego -que finalmente resultó ser un revólver calibre 32- utilizada para balear a la víctima de lo que a escala penal ahora es considerado un homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego.



Por ese delito, cuando desde la comisaría primera fue llevado a Tribunales, ayer a la tarde Navas fue indagado y declaró.



En esa audiencia, desarrollada en la sede de la UFI 13, estuvo asistido por Diego Fernández, el defensor General del Departamento Judicial Azul.



Posteriormente, contando con el testimonio que brindara y otros elementos incorporados a la investigación penal, de la mano de los atributos que le asisten en su carácter de fiscal Adrián Peiretti decidió otorgarle la libertad al imputado.



“En el contexto antes descrito -escribió el titular de la Unidad Funcional de Instrucción número 13- surge que Víctor Ulises Nievas habría en principio actuado en defensa de su hija y su nieta menor de edad”.



Pero no sólo ese elemento se convirtió en el motivo para disponer la liberación del hombre que continúa procesado por este intento de homicidio.



Hubo otros más que también el Fiscal tuvo en cuenta, entre los que se mencionaron en esa resolución que ayer se tradujo en que recuperara la libertad su avanzada edad y problemas de salud que padece.



También, el titular de la UFI 13 hizo alusión a la actitud que tuvo no bien baleó al ex concubino de su hija, del mismo modo que a la colaboración que Nievas prestó durante las actuaciones que se llevaban a cabo en su vivienda.



Una última circunstancia que desde la Acusación inclinó ayer la balanza a favor de otorgarle la libertad al acusado fue que no registra antecedentes penales computables.



De todas maneras, en lo dispuesto Peiretti aclaró que durante el pulso de esta investigación, en caso de que surjan elementos, la detención del causante podría llevarse a cabo.



Pero al menos hasta ahora, el hombre no representa peligro procesal alguno que pudiera derivar en el dictado de una medida de coerción para él, después de que el jueves por la noche decidiera defender a su nieta y a su hija. Esta última, según lo investigado hasta ahora, una víctima desde hace tiempo de permanentes situaciones de violencia familiar y de género llevadas a cabo por ese hombre con el que convivió durante varios años. El mismo que hasta anoche seguía internado en grave estado a causa de esos dos balazos que recibió.





Peritos de Policía Científica fueron convocados para trabajar en la vivienda donde un hombre, que anoche seguía internado, fue baleado y resultó herido de gravedad. ANGIE DÍAZ JACQUOT


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.