Policiales

Policiales

Tres acusados por vender drogas que ahora permanecen detenidos

25 de agosto de 2019

Las aprehensiones de un remisero, un ex convicto y la novia de este último fueron convertidas en detenciones por un juez de Garantías, en el marco de las instrucciones de dos causas penales donde los tres están acusados de comercializar estupefacientes al menudeo.



Voceros policiales y judiciales allegados a estas investigaciones habían identificado a los encausados como Matías Paolo López, de 31 años de edad; Damián Ezequiel Blanco (35) y Cintia Elisabet Sergio (33).



Allanamientos realizados en esta ciudad entre la noche del miércoles y las primeras horas del jueves pasados habían derivado en los arrestos de los tres, luego de que policías hallaran e incautaran cocaína, marihuana y elementos relacionados con la presunta comercialización al menudeo de esas sustancias estupefacientes.



Lucas Moyano, el fiscal a cargo de la UFI 22 con asiento en los Tribunales de Azul, está sustanciando esas causas penales donde como imputados figuran López, Blanco y Sergio, quienes el jueves que pasó habían sido trasladados a sede judicial para ser indagados y se negaron a declarar.



Anteayer el magistrado Juan José Suárez, a través del Juzgado de Garantías número 3, convirtió en detenciones a las aprehensiones de los acusados, dando lugar así a un pedido que fuera formulado desde la Unidad Funcional de Instrucción número 22.



El remisero López está acusado de comercialización de estupefacientes y tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización en dosis fraccionadas destinadas directamente al consumidor.



En el caso de Blanco, el ex convicto, figura procesado por el delito de comercialización de estupefacientes en dosis fraccionadas destinadas al consumidor. Y su pareja, Sergio, está detenida y acusada de comercialización de estupefacientes en dosis fraccionadas destinadas al consumidor en concurso ideal con tenencia ilegitima de estupefacientes con fines de comercialización en dosis fraccionadas destinadas al consumidor.



En lo dispuesto el viernes último, además, el juez de Garantías Suárez convalidó dos de los allanamientos que en carácter de “urgente” el fiscal Moyano realizara en el marco de estas investigaciones penales.



Uno de esos procedimientos había tenido como escenario la casa donde Blanco se domicilia. Ubicada en la calle Libertad de Villa Piazza Norte, en ese lugar el hombre fue arrestado junto con su pareja. El otro allanamiento, en tanto, se había llevado a cabo en la vivienda de la mujer que ahora permanece detenida: una casa situada sobre la calle España, en el Barrio Urioste.



Allanamientos y aprehensiones



El mismo Juez de Garantías que ahora dictó las detenciones para los tres imputados que tienen estas investigaciones penales había sido quien el miércoles que pasó otorgó los allanamientos que en un principio se hicieron y que, posteriormente, derivaron en las realizaciones de dos más que el magistrado terminó convalidando el viernes último.



De esa manera, aquel día en horas de la noche el fiscal Moyano y policías de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado Azul, contando con apoyo de efectivos de otras dependencias de seguridad, hicieron los procedimientos.



El lugar donde López se domicilia, ubicado en la planta alta de la agencia de remises donde trabaja, llamada “Aladino” y situada sobre la prolongación Norte de la Avenida 25 de Mayo, fue uno de los lugares allanados.



Pero López fue aprehendido en otro lugar. Según lo informado, su arresto se hizo efectivo cuando policías lo interceptaron en momentos que circulaba en un Volkswagen Gol Trend.



De acuerdo con lo investigado hasta el momento, al parecer ese auto lo utilizaba para comercializar estupefacientes a modo de “delivery”, según se menciona en la causa.



Cuando fue localizado, sobre la calle Puan, en cercanías a las vías, el remisero tenía en el vehículo -“bajo su guarda y disposición con fines de comercialización en dosis fraccionadas”- un envoltorio con “siete trozos compactos de cocaína” que, en total, pesaron seis gramos.



En un bolsillo de una campera que llevaba puesta, se hallaron e incautaron unos 1.400 pesos y “un envoltorio de nylon” con más de dos gramos de marihuana. Además, en otro bolsillo de esa campera los policías le incautaron otra dosis de cocaína.



Casi al mismo tiempo en que resultaba aprehendido, en la propiedad donde López vive los policías que allanaron ese inmueble hallaron e incautaron en una heladera “dos envoltorios de nylon color negro conteniendo cada uno marihuana, arrojando un total de 5.33 gramos”. Y también secuestraron en ese lugar recortes de nylon y picadura de marihuana que estaba dentro de un cajón de un mueble de madera y pesó, en total, casi doce gramos.



El procedimiento incluyó el secuestro de un teléfono celular del ahora detenido.



Policías venían siguiendo a López cuando se trasladaba en el remís. De esa manera, observaron que en la previa a ser arrestado había ingresado en la casa de otro de los ahora procesados por esta infracción a la Ley de Estupefacientes: Blanco.



En esas circunstancias, ante la situación planteada, el fiscal Moyano se comunicó telefónicamente con el juez de Garantías Suárez para informarle sobre la necesidad y urgencia de allanar también el domicilio del ex convicto.



Así, instantes después de realizado el arresto del remisero policías llegaron hasta la casa de Blanco, ubicada en la ya mencionada calle Libertad de Villa Piazza Sur.



Además de ese hombre, no bien se hizo presente en la casa fue arrestada su pareja. En su poder, los policías le secuestraron droga que había traído en una mochila.



En lo investigado hasta ahora se ha determinado que Blanco vendía drogas; que López hacía de chofer para, en algunas ocasiones, llevarlo a diferentes domicilios de eventuales compradores; y que la pareja del ex convicto guardaba esos estupefacientes, que después se vendían al menudeo, en su vivienda.



Cuando el miércoles que pasó Cintia Sergio llegó a la casa de su pareja, al momento de ser requisada tenía en su poder cuatro envoltorios con cocaína que pesaban en total algo menos de cuatro gramos, según lo informado por voceros allegados a estas investigaciones penales.



El allanamiento realizado en la casa de Blanco, además de su aprehensión y la de su pareja, implicó que los policías incautaran, junto con las dosis de cocaína ya mencionadas, teléfonos celulares y dinero en efectivo.



Después, cuanto también de urgencia la casa donde vive la mujer, en la calle España del Barrio Urioste, fue allanada, en una de las habitaciones de ese inmueble se secuestraron una balanza de precisión, más dinero en efectivo, recortes de nylon y una tijera, “elementos estos que eran utilizados para la actividad delictiva anteriormente descripta", según se menciona en las actuaciones que se están llevando adelante por esta infracción a la Ley de Estupefacientes.



 


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

VER TODOS LOS VEHÍCULOS

Datos extraidos de   Autos de Hoy

Encontrá tu Vehículo

Concesionarias Oficiales y Multimarcas